Tipos y frecuencias de pedaleo

Prestigiosos autores que han estudiado a cientos de ciclistas profesionales han puesto en evidencia el pedaleo “redondo” frente al de “pistón”; recomendando este último que es aquél que se lleva a cabo cuando la fuerza se ejerce en el momento en el que el pedal baja y no durante todo el recorrido de la biela.

La frecuencia de pedaleo está relacionada con el número de pedaladas que se realizan por minuto y por tanto con los bpm musicales (cuya denominación suele ser: bits por minuto, golpes por minuto o bajeos por minuto). Normalmente la música utilizada en nuestra actividad está estructurada en compases de 4 x 4.

Distinguimos dos tipos de frecuencia:

a) Llano (de color amarillo en los gráficos), cuya frecuencia va desde 80 hasta 120bpm. Aunque frecuencias superiores son posibles, se han observado molestias a nivel articular de rodilla cuando se superan.

b) Montaña (de color rojo en los gráficos). La frecuencia oscila entre 120 y 160bpm.

Conviene aclarar, para evitar malas interpretaciones, que las altas frecuencias de pedaleo, aunque se pueden alcanzar, no solemos utilizarlas en nuestras sesiones como tal sino como recurso en un “llano progresivo” o “montaña mixta”.

Para alcanzar intensidades altas en un llano normalmente nos movemos entre 105 – 108bpm e incluso hacemos uso de frecuencias menores. En el caso de la montaña 144bpm (72rpm) suele ser la máxima frecuencia de pedalada.